Los Nuevos Mayores y los Jóvenes Viejos.

En www.expansion.com del 06 de febrero de 2017 leo un artículo de Alba Casilda  Titulado “Los Baby Boomer vuelven a interesar a las empresas”. (Según la definición de Baby Boomer estamos hablando -genéricamente- de personas entre 50 y 70 años).

Todo el artículo es de interés, mas destaco aquí alguna de las ideas fundamentales:

  • Aunque han sido uno de los colectivos más castigados durante la crisis económica, las empresas han vuelto a fijarse en estos profesionales.
  • Su experiencia y compromiso los hacen únicos.
  • Las organizaciones necesitan su experiencia y su capacidad para resolver situaciones delicadas.
  • Son los líderes tradicionales, aportan know how y un gran sentido de la lealtad.
  • Los ‘Baby Boomer’ son una generación honesta, reflexiva y que se preocupa por el futuro profesional de las siguientes generaciones.
  • Fortalezas: respeto, responsabilidad, compromiso sacrificio, esfuerzo, experiencia y dedicación.
  • Debilidades: cultura presentista, apalancamiento laboral, dificultad para gestionar la incertidumbre y resignación.

Leyendo esto me resulta inevitable pensar en varios conocidos con más de treinta años de experiencia profesional y que habiendo ostentado puestos de relevancia en distintas empresas, se encuentran siendo presionados para aceptar puestos de menor responsabilidad, o planes de jubilación no deseados, o directamente enviados a las filas del desempleo.

Estamos viviendo un momento en el que lo pujante es “lo nuevo” en todos los órdenes.  Hay una especie de fiebre de novedad que lleva a que lo que tiene un par de años de vigencia empiece a considerarse “viejo” (y esto que es patente en, por ejemplo tecnología, se ha trasladado sin mas a aspectos relacionados con las personas).

En todos los sentidos quedamos lejos de aquellas culturas en las que las bases sociales y la planificación del desarrollo futuro recaían en las personas “mayores” que recibían el respeto y la atención del resto.

No digo que “lo nuevo” sea malo, sin embargo tampoco es la solución total e infalible a las necesidades de las empresas y de sus clientes. Lo que resulta peor es confundir Lo Nuevo, con un número determinado de años de existencia. De este modo se niega la posibilidad de que las personas mayores puedan desarrollar capacidades y actitudes nuevas, optando por la vía de cambiarlas por otras más jóvenes. Es como decir que porque ahora se quiere escribir con tinta azul, en lugar de poner un recambio de ese color, se cambia de bolígrafo.

Hace unos días llegó a mis manos una nota de Brian Tracy en la que afirma que el 99% de los negocios iniciados por personas sin experiencia fracasan en 2 – 3 años, mientras que el 80% de los iniciados por personas con experiencia empresarial tienen éxito.

Para él la razón es simple: la experiencia es la clave, lo que está en línea con lo destacado en el artículo citado al comienzo.

Hemos hecho difícil lo fácil. En lugar de combinar la energía, la frescura y el arrojo de los jóvenes  con la experiencia de los mayores, se ha -casi- despreciado a los últimos dejando en orfandad profesional a estos primeros…, con las lamentables consecuencias empresariales que vemos, y que  de no realizar un cambio (empresa a empresa, caso a caso) seguiremos viendo.

2 thoughts on “Los Nuevos Mayores y los Jóvenes Viejos.

  1. Buenos días Javier:
    Enhorabuena por toda su obra y por este blog, muy claro y me llega al corazón, será porque tengo «una edad».
    Le conocí en Santa Cruz de Tenerife, el pasado 8 de marzo, en el evento de Ameib, fue muy clara su presentación, lo que hace, lo que ha desarrollado en su camino como formador, utilizó al final una frase muy bonita, me gustó, me inspiró, no tuve tiempo de escribirla, dejo ahí mi reflexión.
    Le deseo un camino lleno de luz y de sabiduría.
    Un cordial saludo.

    Elizabeth – Refugio del Celíaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *