EL CAMBIO DURADERO EN LA EMPRESA

EL CAMBIO DURADERO EN LA EMPRESA

La necesidad de Cambio es una constante en La Empresa, más aun cuando en Tiempos como los presentes, TODO se acelera.

Una de las vías utilizadas para ese Cambio es la Formación de las Personas que la componen. A la vez, la rapidez ya mencionada, dificulta el que se dedique el Tiempo necesario para evaluar con exactitud qué tipo de Formación se ha de impartir y quién ha de recibirla.

Esta ausencia (la de una correcta diagnosis) es una de las mayores barreras para que los Resultados sean los deseados, dejando La Formación de ser una solución, para convertirse en un problema. Baste imaginar lo que ocurriría si el mecánico decidiese poner a punto la dirección de su automóvil cuando lo que tiene es un serio desgaste de los frenos…

Los escasos resultados que suele obtener La Formación en La Empresa, desanima a unos (los que deciden que se imparta), y otros (los que la reciben). No es de extrañar que, aunque todo el mundo manifieste la importancia que tiene, se le siga dedicando tan poco Compromiso real cuando llega el momento de utilizarla.

Pongamos que un empresario o un directivo quiere mejorar el Liderazgo en su empresa (o La Comunicación, o La Motivación, o el Trabajo en Equipo, etc.). Cuando me plantea su necesidad de impartir Formación, le hago una pregunta doble:

¿Con qué PROFUNDIDAD quiere que se produzca El Cambio?, en otras palabras: ¿Cuán DURADERO quiere que sea?

A la vez que la formulo, pongo delante suyo el organigrama de La Empresa de este modo:

Naturalmente todo empresario o directivo Desea que los Cambios sean PROFUNDOS y DURADEROS, así que cuando le pido que lo dibuje en el organigrama, el resultado es algo parecido a esto.

Y aquí radica una de las mayores (si no la MAYOR) de las barreras para obtener los Resultados que se desean. Esta manera de mirar las necesidades formativas es el gran enemigo del CAMBIO, y de ahí que tantos esfuerzos en recursos financieros, en Tiempo y en energía de las personas, fracasen.

Ante esta frustración (habitual), queda poco más que seguir intentándolo, otros cursos…, otros escenarios…, otros formadores… pero el mismo punto desde el que mirar la situación.

Por esto, cuando mi cliente dibuja su flecha y tras evidenciar la escasez de resultados obtenidos hasta ahora, le propongo una mirada NUEVA. Mirar desde un lugar diferente. Paro eso, le doy la vuelta al organigrama quedando así:

No a todos mis clientes les gusta esto. Algunos incluso se enfadan.

El CAMBIO DURADERO y PROFUNDO sólo puede emanar de quienes desempeñan las máximas responsabilidades en La Empresa.

No importa qué es lo que USTED quiera mejorar; comience desde lo más profundo. Piense en Usted, en su equipo directivo. Hágase preguntas del tipo, ¿qué he de cambiar Yo para que cambie eso que quiero que cambie en mi Empresa?

Si llega a ese punto y necesita apoyo, póngase en comunicación con alguien especializado en PROCESOS DE CAMBIO. Esto le permitirá avanzar en la dirección correcta para conseguir los RESULTADOS que desea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *