3 Razones del FRACASO de la FORMACIÓN en las EMPRESAS.

Si atendemos a los resultados se puede decir que el fracaso de la Formación en las empresas supera -por goleada– al éxito:

  • Jefes que no Lideran de manera efectiva.
  • Motivación (negativa): frustración y desánimo.
  • Personas que no saben trabajar en equipo.
  • Comunicación deficiente o inexistente.
  • Conflictos permanentes e irresolubles.
  • Trabajos no realizados por una mala gestión del tiempo…

Son algunas de las consecuencias de decenas (cientos) de cursos de Formación empresarial.

  • ¿Por qué ocurre?
  • ¿Es que los cursos están mal impartidos?
  • ¿Se trata de que las materias y conceptos están obsoletos?

La respuesta es, no.

La Ética, el Compromiso, la Responsabilidad, o el sentido de pertenencia (como ejemplos) siguen siendo tan válidos hoy como lo han sido siempre, por mas que haya quien se empeñe en decir que las “nuevas generaciones” buscan cosas diferentes.

Las razones por las que fracasa la Formación en las empresas son varias y, a su vez,  se combinan de múltiples formas. Hoy quiero destacar (sólo…) tres:

1.- Mala diagnosis: las empresas suelen concentrar sus esfuerzos en resolver los efectos sin atender necesariamente a las causas. Así pueden pedir un curso de atención telefónica, cuando lo que falta es coordinación y trabajo en equipo. O un taller de Motivación, cuando lo que no hay es un Liderazgo efectivo.

De esta forma se justifican (se cubre el expediente) al haber dado formación, pero imputando los malos resultados al método, o a los propios alumnos.

2.- Falta de creencia. Esta es otra manera de llamar a la “falta de compromiso” de la Dirección de la empresa (excepto quizás RRHH) con la Formación. Y este Compromiso es fundamental para el éxito de cualquier proyecto.

Baste como ejemplo decir que la sección 5 de la norma ISO se titula: “Responsabilidad de la Dirección”; y el primer apartado de esta (5.1.) indica: “La Dirección General deberá suministrar pruebas para apoyar y desarrollar la implementación del Sistema de Gestión de Calidad y…”  (el subrayado es mío).

Este punto lo resumiré en una sola frase: “LO QUE NO ES IMPORTANTE PARA LA DIRECCIÓN; NO ES IMPORTANTE”.

3.- Ausencia de seguimiento:  como consecuencia de lo anterior. Y de considerar a la Formación como una “vacuna” que va a obrar efecto, sin que quien la recibe tenga que trabajar con “eso”, y sin que quien tiene la responsabilidad de supervisar; supervise.

Como digo no son la únicas, y, a su vez, estas 3 razones tienen raíces diferentes en cada empresa. Pero atender a eso, ahora, sería profundizar en exceso, cosa que pocas Empresas están dispuestas, verdaderamente, a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *